No descubrimos un nuevo continente si decimos que el gimnasio es un lugar tradicional para el ligoteo. Muchos se sienten, sin embargo, frustrados ante los contactos superficiales que suelen ocurrir en las salas de fitness o musculación. Diferente es el perfil de las personas que acuden a cursos de artes marciales. Además de la preocupación por el físico, los karatekas, judokas o taekwondistas suelen interesarse por aspectos más profundos como la técnica, sin olvidar que algunos hallan en tales deportes toda una práctica espiritual. Si tienes una parte mística, sustituye el yoga o la meditación por el karate, todo un arte zen.

"La parte animal se desata en un ascensor", asegura el autor de Ligar al primer clic. Tener una aventura fortuita en el interior de un ascensor es una fantasía recurrente que el cine y la literatura se ha encargado de alimentar, y no sin fundamento. "Se trata de un espacio cerrado en el que se produce un intercambio hormonal salvaje cuando hay química entre dos personas. Esto se debe a las feromonas, que empiezan a circular e invadir un área muy reducida", explica el especialista.
Por otro lado, las nuevas tecnologías permiten además que podamos contactar con personas con intereses similares a los nuestros y que se encuentren cerca del lugar en el que nos encontramos. Este hecho ha permitido el desarrollo de webs para ligar muy útiles para aquellas personas que por falta de tiempo u otros motivos tengan problemas para encontrar gente que les atraiga.
×